• Tab 3

  • Tab 2

  • Tab 1

shipman-portadaEl Doctor Asesino

Un médico que faltó gravemente a su juramento hipocrático y que se convirtió en uno de los peores "superasesinos" de la historia mundial, resolvió utilizar para sí mismo una receta igual y, tal como hizo con 215 pacientes, se quitó voluntariamente la vida en una celda de la prisión de Wakefield (Inglaterra), donde estaba pagando una cadena perpetua.

Harold Shipman, de 58 años, mundialmente conocido como el "Doctor Muerte" y múltiple asesino, fue encontrado ahorcado el 13 de enero de 2004 en su celda de la cárcel de máxima seguridad a las 6.20 GMT y dos horas después se certificó oficialmente su fallecimiento; según las versiones oficiales, debió quitarse la vida durante la madrugada, utilizando las sábanas de su cama.

Las sospechas, que condujeron a las investigaciones sobre la forma como trabajaba el médico, a quien durante el juicio se señaló como un "adicto al asesinato", comenzaron en 1998 cuando cometió uno de sus mayores errores, al falsificar el testamento de una anciana de 81 años a la que asesinó inyectándole morfina. Tras la investigación, el 7 de septiembre de ese año fue detenido.

harold-shipman-forma-de-matar

Correspondió a la hija de esta octogenaria, una abogada llamada Angela Woodruff, denunciar al aparentemente "afable doctor", ya que se extrañó de que su madre Kathleen Grundy le hubiese dejado al médico, a través de un testamento, 365.000 libras esterlinas.

Fue este el principio del fin del criminal, que tras un juicio de 52 días recibió como castigo, en enero de 2000, la cadena perpetua por el asesinato de 15 pacientes, todas mujeres de avanzada edad, pero nuevas investigaciones indicaron que mató, cuando menos, a otras 200, aunque las cifras se elevan hasta las 260.

La juez Janet Smith afirmó el año pasado en Manchester, que el "Doctor Muerte" "es posible que haya sido un drogado del crimen" y expresó que durante su investigación fueron analizadas las circunstancias de 887 fallecimientos de pacientes de Shipman, quien comenzó a matar en 1975, un año después de haber comenzado a ejercer su carrera de Medicina.

Al parecer, cuando tenía 17 años fue testigo de una dolorosa muerte de su madre a causa del cáncer y eso, según algunos psiquiatras británicos pudo "marcarle para el resto de su vida", porque ella fue tratada en sus últimos días con morfina para calmar los intensos dolores que sufría.

Además, resultó ser un adicto a los calmantes y en la década de los años 70 llegó a reventarse las venas por utilizarlos en cantidades desproporcionadas, pero las autoridades únicamente le multaron con 600 libras esterlinas, que pagó para quedar así libre de cargos y ejercer una carrera que le llevó a matar a la amplia mayoría de sus pacientes.

harold-shipman-doctor-muerteEl "asesino en serie", si los números de 215 son los válidos, mató entre 1975 y 1998 a 171 mujeres y 44 hombres, de edades que iban de 41 a 93 años, pero según la juez Smith aquella cifra "no refleja completamente la amplitud de los crímenes" porque existían, a su juicio, fundadas sospechas que había otras 45 víctimas mortales.

Shipman, que ejerció como "médico de familia" en Todmorden, inicialmente, y desde 1977 en Hyde, una población cercana a Manchester, prefería acabar con la vida de mujeres mayores de 60 años que vivían solas y a las cuales, durante las visitas que efectuaba, les inyectaba dosis de morfina o heroína, y luego certificaba que habían fallecido como consecuencia de una crisis cardíaca. Según los jueces, no hubo en esos asesinatos ningún motivo de índole sexual ni económico, salvo en el de Kathleen Grundy, que se convirtió en su perdición.

¿Entonces, qué lo condujo a cometerlos? De acuerdo con lo expresado por el fiscal del caso, cuyas acusaciones influyeron para que se le condenase a cadena perpetua, lo hizo "por el drama de quitarle la vida a alguien, por tener poder sobre la vida y la muerte". Se creía Dios, cuando sólo era un miserable asesino.

Fue en Hyde donde Shipman asesinó a 214 de las 215 víctimas reconocidas y por lo cual se le condenó a la cadena perpetua. En 1998, cuando fue detenido e ingresado en prisión, alcanzó a matar a 18 personas, pero en los años 1995 y 1996 se registraron las mayores cifras con 30 crímenes en cada uno de esos años.

La magistrada Smith dijo, tras la investigación realizada, que Shipman asesinaba a sus víctimas en sus domicilios por las tardes, y que el "Doctor Muerte" había "traicionado la confianza de los pacientes de una manera y con una amplitud que, creo, carece de equivalente en la historia".

También explicó que los últimos tres asesinatos realizados en 1998 por el médico podrían "ser evitados y sus víctimas salvadas" si la Policía que realizó la primera investigación la "hubiese correctamente efectuado", porque a juicio de ella, dos inspectores novatos efectuaron un "mal trabajo".

harold-shipman-suicide-deathShipman no se inmutó durante el juicio, ni cuando le leyeron la condena. El juez Forbes le impuso la sentencia en firme y le dijo: "cada una de las víctimas era su paciente. Por su maldad y por sus perversas intenciones usted se aprovechó de ellas y abusó de su confianza. No me cabe la menor duda de que cada una de sus víctimas sonrió y le dio las gracias cuando usted les administraba las mortales inyecciones".

Casado y padre de cuatro hijos, el "Doctor Muerte", que se hizo justicia a sí mismo, habló la víspera de su suicidio con su esposa Primrose, y de acuerdo con los testimonios de funcionarios de la prisión, en donde quedó grabada la conversación, no se observó ninguna anomalía ni él le dio a conocer las intenciones que tenía para quitarse la vida.

El médico que en vez de salvar vidas se dedicó a destruirlas; el profesional que sin ninguna razón decidió, por un simple y malévolo placer, a matar en cadena; el hombre que como un "ángel vengador" mantenía una sonrisa que engañaba a sus víctimas para así poderlas llevar a las tumbas tuvo, al parecer, un profundo arrepentimiento que lo condujo al suicidio.

De esta forma concluyó una vida que sólo sirvió para hacer el mal, pero nunca nadie sabrá los verdaderos motivos que tuvo para convertirse en un "adicto al asesinato" e, incluso, aceptar ese apelativo de "Doctor Muerte" por el cual nunca protestó. Se llevó a las tumbas las vidas de muchas víctimas y a la suya propia, misteriosamente.

 Harold-Shipman-victimas

ANEXO: Los casos de seis víctimas

Marie West
Zampan asesinó a Marie West,a los 81 años, en su hogar en 1995, sin saber que su amigo estaba en el cuarto contiguo. Marion Hadfield esperaba en la cocina mientras el doctor inyectó con diamofina. El doctor explicó que la señora West había muerto a causa de un brusco golpe. El policía encontró sus expedientes médicos

Irene Turner
Irene Turner, de 67 años, tenía un historial médico complicado y había vuelto a salir recientemente un día muy frío, el 11 de julio de 1996 el doctor la visitó por un simple catarro. El doctor la mató con una inyección de morfina. Tras la exhumación, encontraron altas cantidades de morfina en el cuerpo de la señora Turner

Lizzie Adams
La descubrieron muerta en su hogar el 28 de febrero de 1997 por uno de sus amigos. El doctor alegó que telefoneó varias veces en busca de una ambulancia pero no respondían, se demostró en los expedientes del teléfono que no se realizaron tales llamadas. El doctor muerte dijo que había muerto de pulmonía. Sus expedientes médicos fueron encontrados en un bolso del portador en su garaje.

Kathleen Wagstaff
Kathleen Wagstaff, 81 años, también fue otra víctima del doctor muerte. Después de inyectarle morfina el 9 de diciembre de 1997, declaró su muerte a causa de enfermedad cardíaca. El doctor muerte alegó que la señora le llamó para asistirle pero como siempre tal llamada no existía en el registro de llamadas realizadas.

Norah Nutall
Norah Nutall fue visitada por el doctor muerte en su hogar el 26 de enero de 1998. En menos de una hora, cuando su hijo volvió, encontró a su madre en el suelo junto a la silla. El doctor dijo que había llamado una ambulancia; cuando la encontró muerta, también fingió haber realizado llamada para pedir una ambulancia y más tarde volvió a llamar para cancelarla, pero nada de esto ocurrió..

Kathleen Grundy
La señora Kathleen Grundy gozaba de buena salud y el día antes de su muerte, el 24 de de junio de 1998, Shipman la visitó temprano para tomarle una muestra de sangre, más tarde fue encontrada muerta. Cuando su cuerpo fue exhumado un mes después, enormes cantidades de morfina fueron encontradas. No había expediente de ninguna muestra de la sangre que le habían tomado. El doctor muerte falsificó los expedientes tanto escritos como del ordenador, intentado falsear el abuso de la señora a las drogas. Al doctor le inculparon también de falsificar la voluntad de la señora, pues dejó en su último momento todo su dinero al doctor. La supuesta última voluntad de la señora había sido escrita por el doctor con su máquina de escribir y la firma había estado forzada.

 

Colabora con PasarMiedo.com

colabora pasar

Últimas Historias Publicadas

El horno maldito

Esta historia ocurrió en un barrio de Santa Fé capital, más exactamente en una escuela. Estaba entrando al salón de clases cuando alguien mencionó:

¿Dónde esta Gustavo?

Germán

Hola mi nombre es Antonio Cruzaley vivo en la ciudad de Mexicali B.C México lo que me pasó a mi tal vez sea difícil de creer, ya que la mayoría de la gente no cree en esta clase de cosas, por eso es que busqué esta página para poder desahogarme. Espero que les guste mi historia y espero que a ni uno de los lectores le suceda.

Blufreak

Sus ojos eran enormes y vacíos carentes de alma
Su sonrisa gigante casi dolorosa y aquel sonido desgarrador
De aquel hacha cortando la piel de aquella pobre víctima.

Demonio por Xanath Angeles

Siempre me había preguntado que había en el último piso de mi edificio, mas nunca me atrevía a subir.

Una madrugada mientras todos dormían yo no paraba de escuchar pisadas en el piso de arriba lo cual era raro ya que ese piso estaba deshabitado. La curiosidad no me dejaba dormir así que sin dudar me levanté, salí de mi casa y subí las escaleras. Se escuchaba la lluvia caer y el viento soplar.

Los ojos de la muerte (Capítulo 1)

Cristina Argibay Oujo nos envía este primer capítulo de su novela con formato blog titulada "Los ojos de la muerte". Cada sábado publica un nuevo capítulo así que si os gusta no dudéis en visitar su blog.

Otras Webs Recomendadas