Home  //  Historias  //  Relatos Oscuros

Relatos Oscuros

Relatos góticos, pensamientos decadente y otros tipos de escritos en los que impera la tristeza, el dolor, etc.

El pequeño Timmy nunca se había quedado solo en casa, pero esta vez hubo una urgencia, su hermanita de 7 meses presentó síntomas graves y sus padres, urgentemente se fueron al hospital sin pensar en Timmy. Solo cerraron todo con llave dejándolo encerrado en la casa.

David era un interno de la cárcel de Chicago desde hacía cuatro años, y sobre él pesaba una condena de 250 años y un día. Claro, como todos, quería salir de allí como fuese, no soportaba la idea de pasar el resto de su vida encerrado en una cárcel sin saber nada más del exterior y sin poder disfrutar de la libertad a la que creía que tenía derecho. Esperaba una oportunidad, una señal, algo que le hiciese desarrollar un plan para escapar, y día tras día pensaba en ello.

Por razones de trabajo, me hospedé en una casa modesta de un pueblo perdido en las montañas. Ahí, pronto conocí a un par de lugareños que me advirtieron de una inconvenencia que me heló la sangre. Me dijeron que un hombre había muerto, por causas desconocidas, en el sótano de la casa en la que me había instalado.

Alan Ledesma era una hombre austero, parco y vergonzoso al hablar; Pero por sobre todas las cosas apático y patético. No dormía bien, solo lo hacia a ratos ,desde que la muerte arrancó bruscamente a Belén de su lado.

Buenas noches. Tengo una nueva historia que contarles. Gracias a Dios esto no me sucedió a mi, pero si a un conocido. Según sus palabras, una noche terminaba de trabajar en el bar. La calle estaba desierta, no había una sola sombra, la oscuridad invadía las aceras y ningún coche pasaba por la calle. Eso no era muy extraño a esas horas de la madrugada. Es un pueblo pequeño y casi todo el mundo, exceptuando algún borracho, se encuentra en su casa durmiendo.

PRÓLOGO
1º. Interior. Iglesia del "Santo Corazón". Medianoche.
Vemos a un hombre, el Padre Chester, arrodillado ante la gran estatua de
Jesucristo, que preside el altar de la Iglesia. Dicho templo se encuentra iluminado
por grandes hachones blancos, que proyectan danzarinas y oscuras sombras sobre elhombre, al que vemos doblado sobre sí mismo, mientras se convulsiona con leves
espasmos, y sollozos apenas audibles.

Una noche el típico joven salió de fiesta con sus amigos. Fue a la discoteca, y en ella bebió como es habitual. Al coger el coche de camino a su casa tubo un desagradable suceso. Por el paso de cebra paso una mujer paseando a su perro. El coche del joven la atropelló destrozándola completamente. El perro, sin grandes daños corrió calle abajo.

SEGUNDA PARTE Al poco rato después, cuando afronté que mi destino final sería morir próximamente por voluntad propia, creí que aquello aliviaría mi sufrimiento y aquella certeza mitigó enormemente el dolor y angustia de mi pobre y desdichada alma, me suicidaría como fuese no sin antes descubrir en qué consistía La Profecía y quién era realmente mi doble.

Encontrábame en mi lecho abstraído en las cavilaciones de mi mente, desprovisto de ego y colmado de un tormento y aflicción desesperante, horas estuve hasta que decidí caminar un poco por la calle; el ámbito de mi entorno habitual parecía más insondable que en otras ocasiones.

Los caminos de la oscuridad. Los deseos de la luz. Los sueños exponen la dualidad más absoluta de los hombres. Sueños y pesadillas forman parte de nuestra vida e
influyen con crueldad en ella. Quien se adentre en los sueños tendrá que enfrentarse
a la sabiduría que se otorga al que tiene el valor de conocer los secretos más íntimos del ser humano. Conoce tus sueños y sabrás cuales son tus pesadillas.

Mr. Jefferson se levantó del sillón de la sala de espera y, tras despedirse con un cortés cabeceo de la mujer que acababa de salir por la puerta acristalada, entró en la misma. -Buenos días. Mr. Jefferson -el Doctor Sinclair, se incorporó sólo lo suficiente para que el hombrecillo pudiese estrechar su mano.

La Luftwaffe castigaba sin tregua las columnas de intendencia que trataban de aportarnos víveres y municiones. Los camiones estallaban a lo lejos como deformes fuegos artificiales. Hacían explosión en silencio, despacio, por que era a mi alrededor donde sucedía todo, donde el mundo se derrumbaba en un caos a gritos y estallidos.

Me pregunto que se siente al dejar de existir. ¿Dolerá? No me refiero al dolor físico, naturalmente. Es evidente que un cuerpo muerto no puede sentir nada. Lo que me pregunto es si el alma, o como quieras llamarla, sufrirá por la pérdida de su vida material; si tendrá recuerdos de ella y si echará de menos a aquellos con los que vivió.

Esta historia la vivieron Marjorie Tillotson y su hija Hellen, de 26 años. Hellen vivía en un edificio de apartamentos al otro lado de la calle donde vivía su madre. Una noche, Helen dormía profundamente cuando se despertó al escuchar fuertes voces.

Esta historia la recuerdo todavía, era muy pequeño y la emitieron en la tele hace mucho tiempo en una especie de teleserie de terror que se llamaba Cronicas de Mal. Era escalofriante, lástima que viera tan pocos episodios, sino recuerdo mal, así era.

Otras Webs Recomendadas

porno film porno film porno film turkce porno beylikduzu escort escort beylikduzu escort beylikduzu escort bayan porno izle porno film porno film turkce porno porno izle porno film klima servisi