Home  //  Historias  //  Relatos Oscuros

Relatos Oscuros

Relatos góticos, pensamientos decadente y otros tipos de escritos en los que impera la tristeza, el dolor, etc.

La cueva, ante sus ojos, parece tener un raro poder hipnótico. La entrada es poco más alta que el tamaño medio de un ser humano. Quizá un metro noventa, o quizá menos...

Me encontraba en aquel momento sentado delante de uno de los asientos de una enorme habitación que había en mi casa. Me hallaba delante de la caja mortuoria en cuyo interior "habitaba" mi amado padre, mientras gran cantidad de lágrimas discurrían por mis mejillas.

Y si por algo me sentía tan sumamente desdichado era por la simple razón de que yo le cause la muerte a base de disgustos, indolencias y las más profundas blasfemias que se puedan imaginar hacia una persona tan augusta, y dichosa de todos los mejores de los cielos....pero yo le traicioné.

Por eso no me atrevía a levantarme del lecho habitual, pues no quería observar su rostro en otros tiempos lleno de gozo y ahora cubierto de muerte, no deseaba yo permitirme el lujo de mirar a través de su ataúd para contemplar su marmóreo rostro....

Pero finalmente decidí enjuagar mis lágrimas y quitarme las manos de la cara cuando observé a toda mi familia a mi alrededor. Pude observar aquella inmensa habitación inundada de un sentimiento de dolor muy profundo, y decidí levantarme.

Recordé entonces que hacia mucho tiempo que me encontraba en un estado de tanta tristeza y estupefacción que no me había permitido observar la verdadera situación que allí se estaba dando. Me levanté y me sostuve como pude ante el ataúd que se hallaba delante de mis ojos. La caja mortuoria tenía la ventanilla de cristal que los hay en todos y caí desmallado al reconocer que aquel cadáver que había en aquella caja sepulcral.... era la mía.

-Nada... - piensas mientras caminas por la calle, de camino a tu hogar. Hoy era una repetición de ayer, ayer de antes de ayer... aunque había una pequeña diferencia a esos días, hoy te habían despedido del trabajo.

No recordaba absolutamente nada. Permanecía encerrada en aquella habitación oscura, fría y húmeda. Encadenada a la pared notaba sus muñecas doloridas, sus tobillos ensangrentados.

"Tengo frio. ¿Dónde estoy? ¡No puedo moverme! Mis piernas y brazos... están... como entumecidos, gélidos. Se ha apoderado de mi ser. Una sensación de abandono. Como si una garra, me estuviera, sujetando. Todo el cuerpo. ! Ayuda... Por favor. Que alguien me ayude ¡!No... No está loco!! No sé lo que pasa. Socorro!!

Carol era una chica normal, buena y carismática, tenía 17 años. Disfrutaba mucho escuchar música, pero también pensaba mucho en la muerte... A veces deseaba saber que se sentía, y si tal ves después de morir empezaría otra vida. Ella estaba en casa sola con su hermanito Poan, sus padres se habían ido a cenar afuera, y ella insistió en que se fuesen tranquilos, que ella cuidaría del pequeño Poan, ya que no sería problema porque se dormía temprano.

Otras Webs Recomendadas

porno film porno film porno film turkce porno beylikduzu escort escort beylikduzu escort beylikduzu escort bayan porno izle porno film porno film turkce porno porno izle porno film klima servisi