Home  //  Historias  //  Relatos Oscuros

Relatos Oscuros

Relatos góticos, pensamientos decadente y otros tipos de escritos en los que impera la tristeza, el dolor, etc.

Laura Falco era una mujer joven de 25 años de edad, tenia tres años de casada con David con quien tuvo un largo noviazgo de 10 años. El hecho que se conocieran desde niños hacia que, además de ser una excelente pareja, eran también, los mejores amigos.

Es el silencio lo que en mi interior resuena, vagas reflexiones contradictorias entre sí las que me atormentan y el recuerdo de una luz encendida y brillante lo que mi inconsciente intenta aquí plasmar. No obstante, no siempre los recuerdos son igualmente terroríficos que el presente, si no que este nos hace darnos cuenta de lo que en el pasado dejamos de lado.

Acabo de despertar con una argolla aprisionando mi muñeca izquierda, en una habitación desconocida, vacía. Frente a mi hay una ventana, a mi derecha una puerta. No sé como he llegado hasta aquí. Sin tiempo para reflexionar, un chillido atraviesa mis oídos.

La última clase es siempre la peor. El cansancio acumulado durante la mañana finalmente vence nuestras fuerzas y nos oprime contra los pupitres. Hoy ha sido otro día vacío de significados, tal vez porque el gran hueco que deja el autoengaño al desvanecerse no puede ser ocupado por las pasajeras afectividades cotidianas.

Soy una mala persona, lo acepto y lo llevo con orgullo. Cuando todos lloran, yo río- cuando ellos gritan, yo lo provoco- Disfruto haciendo padecer, me llena de placer ver las dolorosas expresiones que se oponen a mi cruel sonrisa, soy un rebelde y jamás cambiaré.

Demasiado tarde descifre la inscripción. Un puñado de monedas cayeron de mi bolsillo, mientras yo agonizaba colgado de aquella gruesa cuerda. Mi corazón dejó de latir, no había marcha atrás, había acabado todo.

El vagabundo tiritaba en la estrecha calle, con mas de ochenta años; el hombre sabía que la muerte lo vislumbraba en esa fría tarde. Una barba espesa tapaba una cara horriblemente desfigurada, algunos huesos salían visiblemente entre agujeros como cuevas de su rostro.

Mi tumba es un lugar cambiante. En ocasiones la encuentro cálida, mullida; un refugio a prueba de toda inclemencia del exterior. Otras, las más de las veces, se convierte en un pozo frío, lúgubre, de oscuridad sin fondo, que roba el aliento. Dentro de este abismo, los ojos no sirven de nada, y los oídos sueñan voces azules.

Mientras iba a casa de su abuela con su madre, Carlos no se imaginaba de lo que iba a ocurrir, su familia era muy afortunada sus padres ganaban mucho dinero y eran una familia querida por el pueblo. Mientras iban por el coche hubo un gran embotellamiento y tuvieron que quedarse esperando un buen rato.

Simplemente se me alejaba la vida, no lo se. El aburrimiento y el cansancio se mezclan con oleadas de gran dolor. Un dolor que quiero hacer desaparecer con la magia del suicidio. Suena el telefono con un sonido fantasmal me acerco hacia el y el maldito sonido no deja de cantar. La locura acaba de atravesar en mi como rayos de tristeza. Detras del aparato, silencio; bendito silencio.Y entonces, una voz de ultratumba me dice !veeeeeen!.

16/6/93 Querido diario:

Nos hemos ido al pueblo de ana para pasar las vacaciones , es muy bonito excepto una ermita abandonada de la mano de dios. Ana no paraba de insistir que fuéramos y como era tan pesada aceptamos.

Me desperté en un lugar desconocido para mí, acostada en una cama enorme. Intenté estirarme, pero no pude porque llevaba puesto un saco de fuerza. No entendía nada, me encontraba desorientado.

Despertó sobresaltada. Podía sentir como su piel se abrasaba. Ahogó un grito en la garganta cuando recordó a aquel niño, pequeño, con aquella extraña sonrisa, que la había mirado a los pies de su cama, y que le había hablado con aquella voz aterciopelada que disimularía la más oscura y terrible palabra.

Recordar es como lavar con agua de mar una herida insanable, y aunque la memoria me flagela, ¡que mas puedo hacer en esta situación sino recordar! Reproducir los acontecimientos por los cuales termine en esta excéntrica prisión, es lo único que me es permitido hacer, mi memoria es el último lazo mantenido con mi humanidad perdida.

Desde hacía días permanecía inmóvil. La familia seguía expectante a que hiciera algo, a que reaccionara. La semana anterior había tomado la forma de un payaso. Cabezón, con manotas y zapatones. Pero esta semana, nada. Quieta y oscura, había vuelto a ser la simple mancha de humedad que ennegrecía desde siempre una esquina del cielorraso del living.

Otras Webs Recomendadas

porno film porno film porno film turkce porno beylikduzu escort escort beylikduzu escort beylikduzu escort bayan porno izle porno film porno film turkce porno porno izle porno film klima servisi