Home  //  Historias  //  Relatos Oscuros  //  El cuarto oscuro

Me he despertado, pero tengo una gran jaqueca, me he dado cuenta de algo, esta no es mi habitación, es más, esta no es mi casa, de seguro me han raptado, pero ¿por qué han de raptarme?, la verdad no entiendo nada, estoy desorientado y me duele la cabeza a la vez.

No podía quedarme en este estado, tendría que pensar en cómo escapar de este lugar, intenté golpear la puerta a patadas pero la puerta estaba bien asegurada, las ventanas eran imposible abrirlas, también estaban aseguradas. Lo único que se encontraba en la habitación era nada más que yo, una cama y un reloj de mano.


Intenté pensar una y otra vez en como escapar, pero me rendí y me tendí sobre la cama, mi vista quedó mirando hacia arriba en el techo y observé un rollo de papel escrito, intenté alcanzarlo saltando sobre la cama pero me era imposible, hasta que salté con todas mis fuerzas y alcancé ese extraño rollo, lo abrí y decía: ''pecador, hoy la pagarás, pero si quieres vivir tendrás que escapar de este lugar, a partir de las 19:00hs, tienes un plazo de cinco horas, si cumples ese determinado tiempo vivirás o sino llegara ''El'' y te asesinara''.


De pronto sentí un gran escalofrío que me recorría la espalda, no podía creer lo que me estaba ocurriendo, tampoco entendía que era lo que pretendía aquel secuestrador, me enfadé, tan furioso estaba que golpeé la pared, pero algo me sorprendió, la pared se había aboyado, fue entonces que le quité un caño metálico a la cama y comencé a golpear la pared, increíblemente había un pasaje que me conducía a una planta alta.


Mientras escalaba tuve que pasar por un hecho horripilante y desagradable a la vez, tuve que arrastrarme a través de huesos humanos, la mayoría eran cráneos de gente adulta, una vez que pasé por esto llegue a la planta alta, otra vez el terror se apoderó de mi, cuando miré donde me encontraba me entró como una especie de claustrofobia y una desesperación de escapar, era un habitación, pero este era diferente, era un cuarto con adoraciones satánicas, habían ilustraciones e imágenes demoníacas con devoto a Lucifer, al observar todo esto había perdido la noción del tiempo, eran las 21:30hs, ¡carajo! Me dije, me quedan dos horas treinta minutos.


Empecé a inspeccionar la habitación y me encontré nada más que una soga, cuando de repente en el orificio de la puerta vi que había alguien parado, pero aún faltaba lo peor, era una sombra que se introducía lentamente por el orificio de la puerta, no encontraba un lugar donde esconderme, el pasaje a la planta baja había desaparecido misteriosamente, asombrado por esto tuve que recorre hacia las ventanas, que con un pequeño esfuerzo pude abrirlas, soplaba un viento fuerte y llovía a cantaros, me escondí entre la pared y el techo, tuve la curiosidad de mirar para saber que era aquella sombra, y lo que miré me dejo estupefacto, era una sombra con cuernos y patas de cabra, al parecer era una especie de demonio que no tenia cuerpo físico, solo tenía su sombra. Esperé hasta que ese engendro desapareciera, giré para mi izquierda y había otro papel enrollado que decía: ''Al que acabas de ver es unos de los demonios de Lucifer, si estás leyendo esto es porque aún sigues con vida y puedes escapar, el aún no te ha encontrado, ¡aprovecha tu tiempo!''.


No entendía de que se trataba esto, ¿por qué me habían elegido a mí para esto?, ¿acaso era algún tipo de sacrificio? No lo sé, solo me enfoque en como escapar de esta habitación. La puerta tenía un sistema bastante extraño, la única forma de poder abrirla era levantándola para arriba, al observar nuevamente el lugar miré detalladamente unas especies de manivelas y poleas que estaban alrededor del cuarto, comencé a pensar en cómo abrir la puerta, fue entonces que recordé que tenía la soga, la fui enrollando y pasando entre las manivelas y poleas que se encontraban, hasta que até el extremo punta de la soga a un gancho que se encontraba arriba de la puerta, con lo cual jalando con fuerza hacia abajo pude conseguir que funcionara el mecanismo de la puerta y escapar exitosamente de aquella espantosa habitación.


Aún faltaba escapar de la casa, visualicé el reloj y eran las 22:18hs, ¡no lo podía creer, solo me faltaba la llave principal de la casa!, decidí en buscar la llave, no me quedaba otra, tenía que inspeccionar cada rincón de la casa, empecé a verificar el primer dormitorio que estaba junto a mí, la cama estaba manchada de sangre, yo temeroso busqué, pero no había ninguna llave, al terminar comencé a inspeccionar la segunda habitación, parecía que era la habitación de un niño menor allí no se encontraba nada desagradable o terrorífico, pero lo que empecé a sentir fue lo más escalofriante que me ocurrió, sentí una brisa helada en mi nuca y escuchaba unos bullicios de niños hablando, cada vez se escuchaba más fuerte, debido a mi miedo intolerable decidí abandonar esa habitación sin éxito alguno de mi búsqueda.


Recurrí al baño de la casa, busqué y no encontré nada, solo me faltaba buscar dentro del espejo, lo abrí no encontré nada, pero al cerrarlo pude ver que detrás de mí había una figura fantasmal, al darme la vuelta no se encontraba nadie de tras de mí, pensé en que se podría tratar de una posible paranoia provocado por mi imaginación, pero no lo creía así. Me dirigí hacia el sótano, pero estaba cerrado con candados, imposible me era de abrir aquella puerta, solo me quedaba inspeccionar un solo lugar, el ático, frustrado me encaminé hacia el ático, comencé a subir, al llegar vi que había dibujado una estrella judía de color rojo en la pared y en frente de eso un tablero guija.


Al observar el dibujo encontré pegado en la pared otro rollo escrito, ya estaba cansado de esto, pero no me quedaba otra opción más, la desenrosqué y decía: '' La llave de la puerta está en el sótano, pero antes debes limpiarte las suelas de los zapatos si quieres entrar, ¡apresúrate!'', me quedé pensando y finalmente reaccione ante lo que me había escrito, me dirigí a toda velocidad ante el trapo de la puerta principal, al levantarla encontré la llave, fue entonces que abrí la puerta del sótano, sin temor me adentré hacia ese lugar casi obscuro que estaba repleto de cosas viejas y sin uso, al término de mi búsqueda encontré la llave que le pondría fin a esta pesadilla.


Yo, apresurado por mi cautiverio corrí desesperado hacia la puerta que me llevaría al exterior y a mi supuesta libertad, coloque la llave en la cerradura pero antes de comenzar a abrir la puerta mire la hora en mi reloj de mano, y eran las 23:40hs, teóricamente me quedaban 10 minutos de vida según aquel rollo escrito, la desesperación y la adrenalina se apoderaron de mi, al salir fuera de esa casa pude darme cuenta que me encontraba en medio de un bosque lleno de arboles, hacía frío y corría un viento demasiado fuerte, fue entonces que comencé a mirar hacia mi alrededor, no sabía por dónde irme, me encontraba con dos caminos, uno a mi izquierda y otro a mi derecha, fue en ese momento que pude visualizar no muy a lo lejos una luz proveniente de algún pueblo.


Desesperado inicie por el camino de la derecha, pero me quede tieso cuando vi un mensaje de papel atado en un árbol que decía: '' ¡Corre, corre hacia tu izquierda, huye antes de que ''El' te encuentre!, pero pase lo que pase no vayas al...'', y desprevenidamente sopló un gran viento y me arrebato el papel que tenía en mis manos, con lo cual no pude leer el resto del mensaje, visualicé mi reloj y eran las 23:50,empecé a correr a toda velocidad hacia mi izquierda, corría y corría, hasta que se completo el plazo de tiempo, eran las 00:00hs de la noche, fue cuando sentí que alguien me perseguía se escuchaban gritos a lo lejos que cada vez se escuchaban más cerca de mí, pero mi mala suerte cambió cuando a lo lejos vi un pueblo con poca iluminación ante esto aceleré y llegué al pueblo y esos espantosos gritos y pasos desaparecieron, ya no me seguía nadie.


De repente vi que un grupo de personas me rodeó, yo pedía ayuda y nadie me contestaba, solo me miraban fijamente hasta que me golpearon en la cabeza, debido a esto caí inconsciente al piso y sin alguna ayuda recibida. Desperté al otro día, estaba en una especie de prisión en muy mal estado, a gritos pedía ayuda pero nadie contestaba mis súplicas, pero, un hombre se acercó y me dijo: '' Te dije que no te acercaras a este pueblo pasara lo que pasara, ahora enfrenta las consecuencias como yo tuve que enfrentarlas, no puedo hacer mas nada para ayudarte''. Y se fue.


Y aun estoy aquí, en esta prisión con lo cual escribo este hecho que me ocurrió, y espero algún día poder salir de aquí.

Otras Webs Recomendadas

porno film porno film porno film turkce porno beylikduzu escort escort beylikduzu escort beylikduzu escort bayan porno izle porno film porno film turkce porno porno izle porno film klima servisi