Home  //  Historias  //  Historias de Fantasmas  //  La última noche

Era una noche de invierno, fuera llovía muy fuerte, el cielo estaba de un color rojizo en el cual por momentos se veían pequeños rayos, parecía que el cielo estaba enojado; hacia frio y yo me encontraba al lado de mi chimenea con una taza de té en mis manos y mi libro de historias románticas.

Eran las 10 de la noche y mi marido no llegaba a casa, estaba preocupada por la lluvia, prendí la tele para ver las noticias y estas anunciaban que había calles indudadas, que la lluvia no iba a parar y probabilidades de granizo. Al oír todo esto me asusté y lo llamé al celular, pero no me atendió, llamé al trabajo pero hacia mucho que había salido ya. 

De repente sentí ruidos en la puerta, el picaporte estaba girando, mi corazón palpitó muy fuerte, por un momento me asusté, pero ahí lo vi, a mi marido, entrar por la puerta, esos sentimientos de miedo, de angustia se fueron y mi corazón en ese momento palpitó de felicidad al ver que él estaba ahí y que nada malo le había pasado. 
Yo le pregunté por el coche porque no había escuchado ruidos, entonces me dijo que se había quedado sin nafta y que lo había tenido que dejar a unas cuadras de nuestra casa. 
Le preparé una sopa, mientras comía me pidió que le preparara el baño, le alisté la bañera y me quedé a su lado mientras se bañaba y se relajaba.

Después nos preparamos café y nos fuimos junto a la chimenea, nos quedamos charlando como nunca, hablamos de la vida, de hijos, de nuestro futuro, de la muerte, hablamos de tantas cosas que la hora se pasó muy rápido, se hicieron las 3 de la mañana entonces nos fuimos a la cama, esa noche fue la mejor de mi vida, la que nunca voy a olvidar, pasaron muchas cosas, muchos sentimientos, mucho amor en esa cama. Esa noche de lluvia, nos abrazamos y entramos en un profundo sueño.
A las 9 de la mañana me desperté y él ya no estaba a mi lado, me sorprendí porque era sábado y ninguno trabajaba ese día, lo busqué por todos lados pero no estaba, pensé que había ido a comprar, entonces me fui a hacer la cama y entre las cobijas encontré una rosa y una carta, la cual tenía pocas líneas pero me puso muy triste:

“Amor mío, la noche que vivimos no la voy a olvidar nunca, te amo como el primer día en que nos vimos en esa plaza, siempre serás mi florcita más querida y más amada, pero yo tengo que partir. Cuando llegue la hora nos volveremos a ver. Mientras tanto se feliz junto a nuestro hijo que viene en camino. Por siempre tuyo....”

Yo no estaba embarazada o eso era lo que yo pensaba hasta ese momento.
Cuando terminé de leer esas líneas sentí unos golpes fuertes en la puerta, bajé asustada y triste por lo que había leído, cuando abrí la puerta estaba la policía, me venían a decir que la noche anterior mi marido venia por la autopista y había tenido un accidente, que él y otras 2 personas mas no habían sobrevivido, que eso había pasado a las 10 de la noche, les dije que él había estado conmigo, que a esa hora había llegado a casa, les dije que hasta me había dejado una carta, cuando se las mostré era un papel en blanco, no había nada escrito en él.

Ahora pasaron ya 10 años de aquel suceso, como mi marido me había dicho yo tuve un hermoso hijo varón, al cual cada vez que le cuento la historia no lo puede creer, pero es el día de hoy que desde esa noche hasta el día de hoy en mi cama siento su calorcito y su olorcito, como en esa última noche.

Otras Webs Recomendadas

porno film porno film porno film turkce porno beylikduzu escort escort beylikduzu escort beylikduzu escort bayan porno izle porno film porno film turkce porno porno izle porno film klima servisi