Home  //  Historias  //  Historias de Asesinos

Historias de Asesinos

Las primeras crónicas criminales sobre depredadores de víctimas nos llegan ya desde la edad media y todavía hoy no sabemos si el criminal nace o se hace.

Hasta que la criminología y la criminalística den una respuesta, todavía no conocemos las variables que posiblemente el medio social acaba convirtiéndose en la fértil tierra donde crece la simiente del mal.
Los criminales sólo se pueden estudiar una vez han cometido sus crímenes, cuando no hay vuelta atrás. Desde ese instante se empieza a examinar y catalogar a que especie de depredador pertenece el criminal, si a un sádico, un psicópata perverso, o a un determinado tipo de asesino serial o esporádico.

¿Será posible dejar de alimentar la semilla para prevenir el horror fatal y definitivo?.

Hasta ese momento cualquiera puede ser un asesino en potencia, de pronto tu vecino, o cualquier individuo que anda por la calle puede sentir un estallido de venganza por opresión o después de una profunda depresión.

El comportamiento humano es y será siempre impredecible. Os invitamos a que os adentréis en las tinieblas de la mente humana y donde todo lo aparentemente normal y tranquilo de pronto, se convierte en horror.

Érase una vez una niña de ojos dorados y cabellos cobrizos. Érase una vez una niña de 13 años, tan inocentes como malditos. Érase una vez una niña de risa musical y pasos bailarines, con amor por los animales y los libros, pura tras sus dos coletas y grandes gafas. Érase una vez Abigail.

¡Hey, hola! Qué alegría volver a verte, ¿te acuerdas de mí? Jajaja, pues claro que sí te acuerdas; ¿cómo te olvidarías de tu amigo de la infancia? Yo no me he olvidado de ti, aunque debo decir que has cambiado mucho desde la última vez que nos vimos, estás más delgado que antes, ¡aunque tu altura lo compensa! Pero claro, yo estoy algo más.. atlético, por así decirlo, después de todo he tenido mucho tiempo para hacer ejercicio. ¿Sabes algo? Cada día, desde la última vez que nos vimos, he estado pensando mucho en ti, no he podido dejar de hacerlo a pesar de lo mucho que lo intentaba.

Siempre he tenido lo que me he propuesto tener, sin importar de qué se trate, o cuál sea su precio. M por su lado, siempre hizo lo contrario, él siempre se conformó con lo que la vida le puso a la mano.

Bueno recuerdo que tenía aproximadamente 16 años, más adelante sabrán por qué; recuerdo bien mi edad, en tiempos en los que la vida de uno se basa en el colegio y en divertirse mucho cuando te queda tiempo libre. Éramos un grupo de aproximadamente 6 amigos que siempre nos reuníamos a platicar de chicas y de qué haríamos el fin de semana.

Esta historia llegó a mis oídos por el sereno de un antiguo colegio salesiano (Silvio), este hombre de 74 años vivió en carne propia esta experiencia hace unos 60 años...

Carmen es una hermosa joven, tiene el pelo castaño oscuro y tan largo que le llega a la cintura, piel clara y unos ojos marrones oscuros casi como el color de su pelo y tan brillantes como una estrella. Una noche fría de invierno, Carmen, se arregló, se planchó el pelo para que se le quedara liso y espero en la puerta de su casa a que su pareja, Adrián, pasará a recogerla con el coche para salir a dar un paseo y finalmente caminar a la orilla de la playa.

Una familia, formada por cuatro personas ―el padre Paco, la madre Isabel, el hermano mayor Rafael y la hermana pequeña Laura―, fue de viaje al pueblo de sus familiares para verlo. Tiempo después, mientras caminaban, vieron un bazar chino en el cual decidieron entrar para comprar algunas cosas que hacían falta en casa.

Cuando nos mudamos a casa de mi difunta tía "Ana", presentía que algo iba a cambiar en mi vida, y que el colosal ejército de adicciones que se amoldaba en mí, por fin iba a ser derrotado satisfactoriamente por mi superación humana.

La navidad es aquella ceremonia donde se festeja el nacimiento de Cristo, y todos tienen una noche buena, pero la familia Edith no tuvo esa noche buena. Londres año 1980, la familia Edith espera ansiosa la navidad, es un día con mucha nieve, pero podría ser peor cuando informan por televisión sobre un asesino que se ha escapado de la cárcel con un traje de santa Claus y que ronda por esa misma zona, la familia se mantiene alerta, pero no lo suficiente ya que no han asegurado la casa y que en cualquier momento el prófugo podría introducirse en el hogar.

Todo comenzó una tarde de mucho calor, en la que los pájaros se mojaban las alas en las fuentes y los ciudadanos de a pie, se refrescaban en bares y terrazas. Cuando lo que parecía ser una mujer, que se acercaba desde la distancia, tambaleándose de un lado a otro, a un ritmo casi gracioso.

Este relato comienza en un pequeño pueblo de Norteamérica donde había un hombre mayor al que todos los niños querían y lo llamaban señor Smith el era muy cariñoso y juguetón con los niños y la razón de esto es que el había perdido a su amada esposa y solo tenia la compañía de sus perros y de sus queridos niños que lo visitaban diariamente lo cual lo hacia muy dichoso.

En un clásico día como es la víspera de Todos Los Santos, un grupo de amigos decidió acampar en un bosque a unos cuantos kilómetros de su pueblo. El grupo estaba formado por tres chicos: Raúl, David y Marcos, y por cuatro chicas: Lidia, Alba, Natalia y Aroa. Esta última hacía poco que se había incorporado en el grupo, era la típica marginada, e incluso la gente del grupo la había insultado y a veces hasta pegado, pero terminaron por aceptarla.

La historia pasó en un pequeño pueblo de Cataluña, se trataba de una familia de clase media baja en que el padre era un carnicero muy violento que se emborrachaba con gran frecuencia, la madre tenía un pequeño retraso mental y era maltratada continuamente, tenía un hijo que se llamaba Isidro que a pesar de su familia era bastante normal.

El sufrimiento, que durante toda su vida le había atormentado, hacía que el tiempo pasara muy lento debido al dolor que acumulaba en su interior. Carlos estaba decidido a terminar con su mal, veinte años de suplicio eran más que suficiente para su mente deteriorada y su pobre corazón maldecido.

Se paró delante de la puerta del restaurante y suspiró, había trabajado allí durante los tres últimos años y tenia ganas de ampliar horizontes pero sabía que no iba a ser fácil, Lola, su jefa, no se lo iba a tomar nada bien pero había llegado el momento de echar a volar. Con una inspiración empujó la puerta y entró.

Otras Webs Recomendadas

porno film porno film porno film turkce porno beylikduzu escort escort beylikduzu escort beylikduzu escort bayan porno izle porno film porno film turkce porno porno izle porno film klima servisi