Asesinos Seriales, El horror de los más temibles

Votar asesino en serie    

ASESINOS SERIALES

Dennis Rader, el "asesino BTK"

En Alto Hospicio, la población local está conmocionada. Un asesino, despiadado, mutiló a su víctima y desparramó los restos por diversos lugares. Su conducta, sádica, ha convertido al caso en un desafío para la policía, que está de cabeza investigando para dar con el responsable.

La crueldad del caso y la forma de ensañamiento tiene réplicas no sólo en Chile, sino que en diversos puntos del mundo con los llamados "asesinos en serie", individuos que no tienen compasión por las víctimas y que, por el contrario, se dedican a matar hasta que un error permite que sean arrestados para que paguen por sus crímenes.

Así ocurrió a fines de febrero, cuando fue detenido en Wichita, Kansas, el llamado "Asesino BTK", cuyas siglas en inglés significan "atar, torturar y matar". El norteamericano Dennis Rader, después de 30 años, está siendo procesado por los homicidios de 10 personas, cometidos entre 1974 y 1991.

Este empleado municipal de Park City, considerado como un hombre de familia y un feligrés ejemplar, se delató sólo: Envió cartas a la policía y a los medios de comunicación describiendo detalles sobre los asesinatos que se le imputan.

Al igual que en el caso de Alto Hospicio, este descubrimiento despertó el miedo e hizo recordar casos brutales como el ocurrido en esta misma localidad a mediados de 2000, o el del conocido "Doctor muerte" en Inglaterra, en cuyas manos fallecieron cerca de 215 personas. Estas mentes siniestras, además de cometer cientos de homicidios, han inspirado películas, libros y hasta obras de teatro.

Basado en hechos reales
Michael Myers

Freddy Krugger (Pesadilla), Jason (Martes 13) o Michael Myers (Halloween) son los asesinos en serie más despiadados del séptimo arte. Los atroces homicidios que cometían en las películas marcaron una generación de monstruos de la pantalla grande temidos por niños y adultos.

Pero otras obras cinematográficas tan terribles como "It: El payaso asesino", "Psicosis" o "Monster" no sólo salieron de las cabezas de sus directores, sino que están basadas en hechos reales.

La historia de la asesina en serie más conocida de los Estados Unidos, Aileen Wuornos, es retratada en la película "Monster". En ella se cuenta cómo esta prostituta de carretera mató a sangre fría a seis de sus clientes entre 1989 y 1991, por lo que fue ejecutada en octubre de 2002 en la prisión de Brodward County, en Florida.

Una historia similar, pero más tétrica, es la de John Wayne Gacy, más conocido como el "payaso mortal". En el filme "It: El payaso asesino", el director Stephen Kings narra de manera espeluznante parte de la vida de un vecino ejemplar que se disfrazaba para animar las fiestas de los niños de su barrio, pero que escondía un gran secreto: mataba sin piedad y luego los enterraba en el patio de su casa. En total, sus víctimas fueron 37 hombres jóvenes, varios de ellos menores de edad.

Hannibal Lecter

En la película "El silencio de los corderos", Anthony Hopkins encarna al malvado doctor Hannibal Lecter, que asesina a sus víctimas mutilando partes de sus cuerpos para luego comérselas. Esta historia también está inspirada en un hecho real.

Jeffrey Dahmer, conocido como "El caníbal de Milwaukee" mató, cometió actos necrófilos y cercenó los cuerpos de 17 hombres en Estados Unidos durante la década del 80. Según se dice, este individuo se bañaba en compañía de los cadáveres, guardaba los corazones, las cabezas y los genitales de sus víctimas en el refrigerador, e incluso declaró públicamente haber comido carne humana. El homicida fue sentenciado a 900 años de cárcel, pero murió asesinado a golpes por un recluso en 1994.

Más allá de la ficción

En otros casos, la realidad ha superado a la ficción. El asesino serial más terrible de la historia fue el colombiano Pedro Alonso López, más conocido como "El monstruo de Los Andes", quien violó y estranguló a cerca de 300 mujeres en Perú, Ecuador y en su país natal.


Se cuenta que a los 8 años su madre prostituta lo echó de la casa por acariciar a su hermana menor. Desde ese momento la mente del colombiano empezó a hacer un corto circuito; entrando a la mayoría de edad fue apresado por matar a tres personas, y no pararía de hacerlo hasta que fue detenido en la década del 80.

Pedro Alonso López
"El monstruo de Los Andes".
Ted Bundy

Otro de los homicidas en serie que más ha llamado la atención fue el elegante Ted Bundy, quien en la década del 70 mató a una treintena de mujeres bellas y jóvenes. Innegablemente atractivo, encantador e inteligente, el norteamericano tenía un lado oscuro, atormentado y motivado por retorcidas fantasías y una sexualidad necrófila. De él también se hizo una película, llamada "The deliberate stranger".

Sus víctimas eran muy similares (blancas, cabello largo, liso y dividido a la mitad), y el modus operandis casi siempre era el mismo: se acercaba a una chica para pedirle ayuda con cualquier pretexto, luego las subía a su vehículo, les golpeaba la cabeza con una palanca de fierro y las llevaba al bosque, donde las asesinaba y violaba sus cuerpos sin vida.

Todo terminó para Bundy en 1975, cuando un oficial de Utah lo detuvo en la carretera porque creyó que éste tenía una actitud sospechosa. De a poco se fue desvelando el misterio de las muertes y el "buen" ciudadano fue ejecutado en la silla eléctrica el 9 de enero de 1989.

Un caso menos conocido en Chile, pero mucho más espeluznante, es el del asesino serial norteamericano Edward Gein, alias "El carnicero", a quien se le imputaron tres homicidios en la década del 50. A pesar de que el número de muertes no fue tan elevado, la forma en que cometió los crímenes y lo que hizo con los cuerpos de sus víctimas, fue simplemente un acto demente.

Cinturón de pezones
Edward Gein

Después de varias pesquisas la policía logró dar con el paradero de Ed Gein. Al entrar a su casa encontraron el cuerpo de una mujer descuartizado. También hallaron cabezas humanas en el dormitorio, piel usada para hacer pantallas de lámparas y asientos, calaveras convertidas en platos de sopa, un corazón humano en una sartén, un collar de labios humanos, un chaleco hecho de vagina y pechos que usó en rituales, y muchos más objetos confeccionados con restos humanos, incluido un cinturón de pezones.

Además de asesinar, Ed Gein frecuentaba un cementerio, donde abría las tumbas más recientes y robaba sólo cadáveres de jóvenes mujeres. Los crímenes de este hombre se hicieron conocidos porque inspiraron la novela "Psicosis" de Robert Bloch, la que más tarde sería adaptada al cine por Alfred Hitchcock.
Y siguiendo en la misma línea de mentes trastornadas, no se puede dejar de lado el caso de Harold Shipman, más conocido como "El Doctor Muerte". Este médico inglés mantuvo atemorizada a la población por mucho tiempo, ya que desde 1975, un año después de graduarse, comenzó a matar.

El modo de operar siempre era el mismo. Elegía a mujeres mayores de 60 años, principalmente a aquellas que vivían solas, las visitaba como su médico tratante, les inyectaba heroína o morfina, y luego certificaba que había fallecido a causa de un ataque cardíaco.

El 2000 fue sentenciado a cadena perpetua por el homicidio de 15 ancianas, aunque las investigaciones posteriores indicaron que por lo menos mató a 200. En todo caso, la condena sólo la cumplió cuatro años, pues en 2004 se suicidó de la misma manera en la que cometía sus crímenes.

Asesinos made in Chile

Uno de los casos más bullados en la historia de nuestro país de los últimos veinte años fue el del "Psicópata de Alto Hospicio", a quien se le atribuyen 14 homicidios, dos violaciones y un asesinato frustrado, cometidos en las cercanías de Iquique.

A mediados de 2000 se dio a conocer en la prensa el misterioso desaparecimiento de seis adolescentes en el sector de Alto Hospicio. Al comienzo la policía no le dio mucha importancia, pues defendía la tesis de que eran casos en que las muchachas se habrían ido voluntariamente de sus hogares.

Pasaron los meses y no había pista de las jóvenes, hasta que en octubre de 2001 Carabineros detuvo al taxista Julio Pérez Silva por violar a una menor de edad. En ese momento, él reconoce que es el "Psicópata de Alto Hospicio" y entrega pistas que conducen a los restos de 7 mujeres, todos ubicados en basurales cercanos al pueblo.

Julio Pérez Silva, el "Psicópata de Alto Hospicio".

Dos meses más tarde, Pérez Silva es acusado por el homicidio de 9 menores. Pero el horror no terminó ahí; en febrero del año siguiente, la jueza que llevaba el caso le imputó 14 asesinatos, por lo que es sentenciado a pasar 50 años en prisión. Hoy cumple su condena en el penal Colina II en Santiago.

Un caso más antiguo, pero que también causó conmoción en la sociedad, fue el denominado "Psicópatas de Viña del Mar". Dos ex carabineros asesinaron a una decena de personas en varios sectores de la V Región entre 1980 y 1985, y violaron a dos mujeres, creyendo que por su condición nadie sospecharía de ellos.v

Los asesinos en serie eran Jorge Sagredo Pizarro y Alberto Topp Collins, quienes actuaban en conjunto matando a parejas que intimaban cerca de los balnearios. Luego de varios meses sin dilucidar los brutales homicidios, incluso inculpando a un empresario, los ex policías fueron descubiertos.

De inmediato se les sentenció a la condena máxima de la época: la pena capital, y como el ex Presidente Augusto Pinochet se negó a indultarlos, pasaron a la historia como los últimos reos ejecutados en Chile.

Alberto Topp Collins
Más asesinos en serie:
Asesinos en serie
¿Por qué matan?
Paul Bernardo y Karla Homolka
Fernando Rivero
Charles Manson
Andrei Chikatilo
Adolfo de Jesús Constanzo
Enriqueta Martí La vampira del carrer ponent
Erzebeth Bathory La Condesa Sangrienta
Jack "El Destripador"


Autor: Alejandra Guaita Rojas
Fotografías: www.emol.com

Recomienda este artículo sobre asesinos en serie a un amigo...

Tu Nombre: Tu Correo:
Su Nombre: Su Correo: