Home  //  Asesinos  //  Fernando Rivero

fernando-riveroEl asesino del Hotel Reyes Católicos

El cruento asesinato del hotel Reyes Católicos, cometido por Fernando Alberto Rivero Vélez, es un claro ejemplo de lo que el abuso de drogas puede provocar en una persona con claras tendencias agresivas. Sin lugar a dudas, Fernando Rivero conocido merecidamente como "El Loco" es un depredador sin sentimientos ni empatía hacia los demás que disfruta matando. Este suceso no fue más que un episodio de toda una carrera delictiva plagada de violencia, psicosis y excesos.

 

En los suburbios madrileños por donde se movía, Fernando Rivero siempre fue caracterizado como un tipo muy violento, consumidor habitual de drogas duras y experto en artes marciales. A Rivero, se lo conocía como "El Loco" dentro del mundillo de las drogas.

Estas sorprendentes confesiones obligan a la Policía a registrar el rancho, hallando allí otros ciento diez kilos de marihuana... y algo macabro: un caldero de hierro de hedor pestilente que contenía sangre seca, un cerebro humano, colillas de cigarros, 40 botellas vacías de aguardiente, machetes, ajos y una tortuga asada. Alrededor de la casa, una fosa común con doce cadáveres descuartizados, a los que les habían extirpado el corazón y el cerebro en algún extraño ritual.

Desde muy temprana edad, Rivero comenzó a consumir drogas. Con 13 años ya fumaba unos seis porros diarios. A los 16 era consumidor habitual de disolvente, a los 17 experimentó con las anfetaminas y con el LSD hasta llegar a la cocaína, sin duda su droga preferida. A los 29 años, "El Loco" no podía vivir sin su dosis diaria de coca, la que "equilibraba" con chutes de heroína, su otro alcaloide predilecto. Para aquel entonces, el abuso de estupefacientes le había dejado graves secuelas psíquicas: oía voces, tenía ataques paranoicos, alucinaba y hasta veía halos alrededor de determinados objetos y personas.

Rivero contaba con 12 antecedentes en su expediente criminal (atracos, robos con fuerza, falsificación de documentos, lesiones y atentado a la autoridad). El robo era algo habitual para poder sustentar sus vicios y de vez en cuando tenia que realizar alguna que otra estafa.

Pero nada importante, hasta el momento, solo había pasado unas pequeñas temporadas a la sombra por delitos menores. En 1993, el cuerpo psiquiátrico del Hospital Gómez Ullúa le dictaminó "trastorno de personalidad con rasgos psicopáticos", lo que lo exoneró de hacer el servicio militar.

También había tenido un incidente importante cuando trabajaba de celador en el Hospital Príncipe de Asturias: le rompió la mandíbula de un cabezazo a un compañero suyo, porque estaba totalmente seguro que este le criticaba, un claro efecto de sus brotes paranoicos.

fernando-rivero-hotelHarto de estar siempre inmiscuido en asuntos menores, Rivero estaba totalmente decidido a dar un gran golpe que lo dejara bien parado de una vez por todas. Para ello había comprado unos rollos de cinta adhesiva, un cutter y tenia preparada su escopeta calibre 12. Para este palo había pensado en el hotel Reyes Católicos, ubicado en pleno centro de Madrid. Debido a los encuentros que había mantenido años atrás con el propietario del hotel, a cambio de dinero y de un lugar donde pasar los monos, Rivero sabía de primera mano que a principios de mes, el dueño sacaba dinero del banco para pagar en metálico las nominas de los empleados.

Era la noche del miércoles 1 de julio de 1998 y Fernando Rivero ya tenía su gramo de coca colombiana recorriendo sus venas, era de lo mejorcito que tenían los gitanos de La Rosilla. Con la suficiente decisión para concretar el golpe ansiado, telefoneó al hotel para reservar una habitación, ya que sabia que sin reserva no le dejarían entrar. "A nombre de Rivero", dijo al conserje. Se dirigió camino al número 18 de la calle Ángel, con la sangre fria y la cabeza caliente. Tenía todo planeado: amenazaría con el cutter al conserje ante el menor descuido y lo ataría con la cinta de embalar. Por si las cosas se ponían feas, llevaba su escopeta cargada camuflada en una caja de cartón, que había cogido en un contenedor cerca de su casa. Al llegar al hotel depositó la caja de cartón en el mostrador. Cuando el recepcionista fue a darle la llave de la habitación 106, abrió la caja, sacó una escopeta y dijo: "Tú ya estás muerto".

A partir de aquí parece que nada salió como estaba planeado. La turista norteamericana Noranne Siemers, que se encontraba hospedada en el hotel, fue la primera testigo de la escena del crimen. Tras escuchar tres detonaciones, la familia Siemers, residente en la tercera planta del establecimiento, quiso comunicarse con la conserjería. Al comprobar que nadie respondía, la mujer decidió bajar acompañada de su hija. Al llegar al principal, antes de alcanzar la planta baja, se encontró con un panorama desolador: dos cadáveres, maniatados, degollados y con heridas de bala se encontraban en el suelo. El pánico las hizo volver instantáneamente a su habitación.

Las victimas eran Rubén Darío Vallina, de 20 años y recepcionista del hotel y Juan Ignacio Arranz, un toledano que hacía tiempo vivía en Madrid dedicado a la hostelera.

Margarita relató como este hombre ingresó por el hall y les dijo que era un atraco, que le acompañasen. Al llegar al primer rellano se encontró con Rubén Darío, que estaba amordazado y maniatado en el suelo. Cuando Rivero comenzó a atarla le pidió con tranquilidad: "Por favor, tenga cuidado, que tengo asma". "Tranquila, dentro de poco ya no tendrás que preocuparte del asma", le contestó él, acto seguido le cortó el cuello y cayó al suelo. En todo momento estuvo consciente y pudo escuchar las quejas de Rubén mientras era degollado, las súplicas de Juan Ignacio pidiendo a Rivero que no acabara con su vida así como las detonaciones finales. Sin más cartuchos, se acercó a Margarita y levantó su cabeza cogiéndola por el pelo. Margarita se había desmayado, Rivero la dio por muerta.

Terminada la matanza, el criminal prosiguió la búsqueda del dinero en las dependencias del hotel. En ese momento, Margarita recobró el conocimiento. Como pudo se repuso, taponó su herida con una camisa y se dirigió a la planta baja. Entretanto, el asesino había vuelto al lugar del crimen. Al ver que Margarita había desaparecido, se asustó y bajó corriendo a la recepción. Presa del nerviosismo, revolvió los cajones, sin encontrar las 19.000 pesetas que había, y empezó a golpear el ordenador del vestíbulo en un intento de borrar de la memoria su reserva en el hotel.

Margarita al ver que Rivero todavía se encontraba en el hotel revolviendo los papeles, regresó a pedir ayuda en las habitaciones superiores, mientras se iba desangrando, sin que nadie le abriera la puerta. Una vez que escuchó la marcha del asesino, volvió a la recepción. Llamó entonces por teléfono a un servicio de urgencia regional. Tampoco la respondieron. Fue después de llamar a la Policía cuando salió a la calle en busca de ayuda. Un taxista la llevó a un hospital.

Lo que Margarita relató a la Policía coincidía totalmente con la reconstrucción del crimen. Aunque todavía no se conocía al autor del crimen, este no había tomado precauciones para que no lo identificaran. Había dejado la caja en la que camufló la escopeta en la recepción del hotel. Esto no hubiera sido importante de no ser porque llevaba impresa la dirección de una tienda de muebles de Alcalá de Henares. Un policía recordó que cerca de esa calle vivía un conocido delincuente llamado Fernando Alberto Rivero Vélez. También, el hecho de que el asesino rompiera la pantalla del ordenador, sirvió a la Policía para comenzar la identificación entre los clientes del hotel. De hecho, poco tiempo después encontraron la ficha escrita por el conserje, donde constaba la reserva realizada a nombre de Rivero. Todo cuadraba, el asesino había sido identificado.

fernando-rivero2Minutos después de haber cometido la carnicería, "El Loco" fue en búsqueda de su novia Olivia Aceituno, que trabajaba en un bar de carretera hasta altas horas de la noche. Se mostraba algo nervioso aquella madrugada y le dijo que quería marcharse a otro lugar para evitar enfrentarse al juicio que tenía al día siguiente por una de sus causas pendientes. Entonces emprendieron la huida hacia Castilblanco, un pueblo de Badajoz donde los padres de Olivia tenían un piso desocupado. Rivero volvió a cometer otro grave error, el que le costaría que lo apresaran sin ninguna complicación. Un confidente de la Policía había recibido una llamada de Rivero, donde figuraba el número desde donde la había realizado. Era desde Castilblanco, el lugar de donde era natural Olivia.

La mañana del sábado, a menos de tres días de haber cometido el crimen, Rivero era atrapado por los agentes del grupo de homicidios de la Brigada de Policía Judicial y de la comisaría de Alcalá. Rivero fue trasladado a la cárcel de Badajoz. Pero durante un traslado a la Audiencia Provincial de Guadalajara consiguió fugarse esposado tras golpear con un candelabro al guardia civil que lo acompañó al baño. Aunque poco duró la fuga de "El Loco". Anduvo vagabundeando por La Rosilla, e incluso estuvo trabajando en la cocina de una ONG. Pero fue localizado y reingresado en prisión.

El diagnóstico efectuado por el psiquiatra –única persona que escuchó la confesión de Rivero sobre el crimen- fue contundente: "elevada peligrosidad debido a la indiferencia a las normas, frialdad de ánimo e incapacidad para aprender con la experiencia". El mismo médico de la unidad penitenciaria de Valdemoro relató las palabras de Rivero: "aquella noche perdí el control de mis acciones, oía voces, había algo superior a mí que no podía controlar".

Recientemente, Fernando Rivero protagonizó otro episodio violento, mientras se encontraba en la prisión de Aranjuez (Madrid VI), apuñaló mortalmente a otro interno.

Publicidad

Últimas Historias Publicadas

El horno maldito

Esta historia ocurrió en un barrio de Santa Fé capital, más exactamente en una escuela. Estaba entrando al salón de clases cuando alguien mencionó:

¿Dónde esta Gustavo?

Germán

Hola mi nombre es Antonio Cruzaley vivo en la ciudad de Mexicali B.C México lo que me pasó a mi tal vez sea difícil de creer, ya que la mayoría de la gente no cree en esta clase de cosas, por eso es que busqué esta página para poder desahogarme. Espero que les guste mi historia y espero que a ni uno de los lectores le suceda.

Blufreak

Sus ojos eran enormes y vacíos carentes de alma
Su sonrisa gigante casi dolorosa y aquel sonido desgarrador
De aquel hacha cortando la piel de aquella pobre víctima.

Demonio por Xanath Angeles

Siempre me había preguntado que había en el último piso de mi edificio, mas nunca me atrevía a subir.

Una madrugada mientras todos dormían yo no paraba de escuchar pisadas en el piso de arriba lo cual era raro ya que ese piso estaba deshabitado. La curiosidad no me dejaba dormir así que sin dudar me levanté, salí de mi casa y subí las escaleras. Se escuchaba la lluvia caer y el viento soplar.

Los ojos de la muerte (Capítulo 1)

Cristina Argibay Oujo nos envía este primer capítulo de su novela con formato blog titulada "Los ojos de la muerte". Cada sábado publica un nuevo capítulo así que si os gusta no dudéis en visitar su blog.

Otras Webs Recomendadas

porno film porno film porno film turkce porno beylikduzu escort escort beylikduzu escort beylikduzu escort bayan porno izle porno film porno film turkce porno porno izle porno film klima servisi